© Cervera-Estate, Roses 2018

  • ISB STORE
  • AMAZON
  • ALLMUSIC

Músico, compositor e intérprete de contrabajo

Una saga de músicos

Jaume CERVERA Marquès

Jaume CERVERA Marquès

Castelló d'Empúries 1858

Barcelona 1950

  De la Escuela de Música de Peralada que funcionó a finales del siglo XIX y principios del XX, muy poco se ha dicho y destacado de la figura de quien fue su director desde su fundación hasta que desapareció la escuela.Jaume Cervera Marquès nació en Castelló d'Empúries en el año 1858. Era hijo de Josep Cervera Rocalba, de quien aprendió los primeros pasos del arte musical. Pronto, sin embargo, adquiere grandes conocimientos musicales, domina varios instrumentos, así como composición y armonía, y es en Torroella de Montgrí, donde residió una temporada con el fin de aprender el oficio de taponero, donde escribe sus primeras composiciones.

 

D. Anton de Rocabertí, conde de Zavellà, (1831-1887), "abogado y residente habitualmente en París junto con su hermano Tomás, conde de Peralada, ingeniero de minas y su hermana Juana, decidieron todos juntos retornar a tierras ampurdanesas y emprendieron seguidamente las reformas pertinentes " a sus propiedades de Peralada. Esto sucedía hacia el año 1875.

"Muy pronto, adquiere grandes conocimientos, domina diversos instrumentos, así como composición y harmonia...."

  Dentro de las muchas obras llevadas a cabo por ambos hermanos, hay que destacar aquí la fundación de una escuela de música en el año 1882, la dirección de la que fue encomienda a Jaume Cervera Marquès, el día 5 de junio de 1882, primeramente destinada a los hijos de los empleados del castillo, y poco después ampliada de manera gratuita al resto de niños de Peralada y los pueblos del entorno.De esta escuela nos habla Franscesc Civil en la obra antes mencionada: "La enseñanza de la Escuela era completamente gratuita así como todo el menaje que era menester. Horario: de 8 horas a 10, Letras: de 11 a 12 , Música-solfeo: tarde, de 2 a 4, deportes hasta las cinco, y de 5 a 6, instrumentos. El Conde quería mucho los niños y se alegraba de proporcionarles todos los atractivos posibles, incluso los tenía contratado a un sargento del ejército, que además fué impresor, para que los iniciara en gimnasia y en preparación pre-militar. Acompañaba él mismo los niños en la Parroquia y al catecismo ya las personas de edad ya los pobres les pasaba bonos diarios para a pan y demás. Fue un verdadero distribuidor de su riqueza haciendo partícipe a todo el pueblo. En cuanto a la Escuela de Música, aprovechaba los diversos desplazamientos de su hermano a París para proveerla del mejor instrumental posible: saxofones , sarrufones, fagots, clarinetes, el más moderno, sin contar los instrumentos de plaza, tenores y tiples. También organizó, a cargo de los alumnos, y para su estímulo y formación un Banda que adornaba las procesiones y los actos públicos de la población y que fue en repetidas ocasiones solicitada para fiestas mayores ".Los alumnos, al terminar los estudios en el Palau, eran obsequiados por los condes con el instrumento con el que habían estudiado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  El programa de enseñanza musical fue diseñado por el propio director Jaume Cervera. Sus alumnos salían bien preparados y aptos para ir a cualquier orquesta. De allí surgieron los hermanos Josep y Miquel Serra y Bonal, Josep Ferrer, padre del compositor Rafael Ferrer y Fitó, los tenores Mariano Calvet y Josep Lleonsí, etc. En 1890 Miquel Serra reunió varios de los discípulos de la Escuela y fundó la cobla La Principal de Peralada con la siguiente formación: Martín Monte (flabiol), Jaume Llongueras y Josep Serra (combustibles), Mariano Calvet y Anton Mont (tenores) , Joan Mont B. y Miquel Albreda (cornetines), Joan Monte P. y Joaquim Grosset (fiscornos) y Miquel Serra (contrabajo). Esta copla llegaría a ser una de las primeras del país y, aunque merece un capítulo aparte, citamos solamente ahora lo que nos dice el escritor Josep Pla: (...) "Era una copla que ponía el acento en el conjunto orquestal y que sonaba con fidelidad. (...) El paso de los músicos por la escuela les daba una gran humildad, el sentido de la obediencia, de la sociabilidad y de la integración, los afinaba la honradez profesional, los pulía de genialidades y de trucos. Por otra parte, el contacto constante de los músicos con la tierra daba un seco tan ligado con el paisaje a sus ejecuciones, una fidelidad tan estricta a la interpretación, que lo que producían era una obra bien hecha ".Todo esto era en buena parte gracias a Jaume Cervera.

 

  El Conde de Zavellà murió en el año 1887 y los años siguientes su hermano y su hermana. A pesar de que Francesc Civil señale que después de estas muertes. "La Escuela no se levantó y muy pronto no fue más que un recuerdo", lo cierto es que fue hasta julio de 1914 que Jaume Cervera deja la plaza de director después de 33 años en el cargo, tal y como demuestra el documento que reproducimos.Poco antes (1913) Jaume Cervera se había trasladado a Roses, dado que no cobraba el sueldo que tenía estipulado en la Escuela y se encargaba de sacar adelante una tienda que su padre había comprado por 300 duros el año 1856.Entonces se dedicó al comercio, a dar clases particulares de música ya tocar en la iglesia. Era un Mahoma que tenía mucha habilidad: arreglaba relojes, hacía de carpintero, confeccionaba los planos de una casa, marcaba las divisiones de las parcelas de un campo, estudió teneduría de libros en Figueres, etc. Jaume Cervera Marquès moría en Barcelona donde residía su hija Isabel en 1950. A los 85 años, concretamente el 22 de julio de 1943, aunque había escrito una sardana dedicada a sus hijos: "Hojas de una flor".Casado con María Bret y Campmol, de Borrassà, tuvo 7 hijos: José, Juan, María, Martín, Emilio, Naeus, e Isabel. Solo el hijo mayor, José, se dedicó a la música. Juan era padre carmelita, Emilio fue cura, Neus maestra nacional y la Isabel farmacéutica.Una anécdota muy simpática de Jaume Cervera hace referencia a cuando la línea férrea llegó a Figueres. Un grupo de músicos deseosos de conocer el tren, cogieron los instrumentos y se trasladaron a Barcelona. Una vez en la Rambla se ofrecieron al propietario de un café para que los dejara tocar sardanas solamente a cambio de pasar el plato. La oferta fue rechazada pero no así el establecimiento de al lado. Tuvieron un gran éxito, tanto que los dos días previstos de estancia en Barcelona se alargaron a 5, sin aceptar ir a tocar en el establecimiento que los había rechazado.Los documentos que reproducimos son una pequeña parte del diario libreta de cuentas que llevó exhaustivamente Jaume Cervera Marquès desde el año 1882 ya lo largo de toda su estancia en Peralada como director de la Escuela de Música de su castillo. Como se puede ver nos encontramos ante un documento excepcional interés para conocer mejor esta escuela tan importante en el desarrollo de la música de copla y sus intérpretes y compositores. De nuevo remerciem al señor Emili Cervera y Lliuró, nieto de Jaume Cervera Marquès, quien ha puesto todo el material y su memoria,-que no es poco-, a fin de que podamos divulgar tan interesantes episodios de nuestra música.

"Los alumnos, al acabar los estudios en la Escuela de Música del Palacio de Peralada, eran obsequiados por los condes con el instrumento con el cual habian estudiado. El programa de estudios musicales estaba diseñado por el propio director Jaume Cervera."

"Era un hombre que tenia muchas habilidades: arreglaba relojes, era carpintero, confeccionaba los plano de una casa, marcaba las divisiones de las parcelas de un campo, estudió teneduria de libros en Figueres, etc"